Ⓐ CONTRA EL FASCISMO Ⓔ


…Música es Delito

Hago uso de este, mi pequeño espacio en el que frecuentan mis ideas, para hacer eco de una carta, publicada en Kaos en la Red, escrita en defensa de María Música, si, la joven que con gran valentía aventó el contenido de un jarro con agua al rostro de la Ministra de Educación, Mónica Jimenez, en manera de respuesta a las agresiones sufridas por montones de estudiantes en las movilizaciones de hace poco y de como el gobierno se reía del movimiento al ‘dialogar’ con los oídos tapados.

El hecho, considerado como una de las peores agresiones a las autoridades chilenas, y que a los medios le ha servido para dejar a esta joven, y a sus similares, como terroristas, tubo y tendrá repercusiones, y ahora con los medios enfocando cualquier otra cosa, la ya no tan maternal ministra, buscara que musica sea golpeada [ahora no por carabineros], sino con todo el peso de la justicia, justicia que muchxs en el país pensamos que se había logrado al ver la cara de la titular de enseñanza empapada.

 

CARTA URGENTE POR MARÍA MÚSICA

 
Ayer estuve con María Música y su madre, y supe de hechos gravísimos que no han sido informados por la prensa. Pero antes de desarrollar este tema debo puntualizar una cosa: Matías del Río y Fernando Villegas tienen razón. Música  no es ni la sombra del monstruo que algunos quieren dibujar. Cuando ella se ríe, sus ojos se iluminan con inocencia desbordante. Lo que allí se asoma no es candidez, sino inocencia en el sentido más puro y primigenio de la palabra. Pocas veces he conocido a una niña que encarne mejor ese motivo literario donde la niñez es el paraíso perdido que todos deberíamos conservar.

Respecto de las informaciones censuradas tengo que decir:

1. Existe una fotografía estremecedora (y una constatación de lesiones) que dan cuenta de una agresión que sufrió María Música por parte de carabineros un mes antes de que ella  “Atentara contra la autoridad”. Ni la fotografía, ni la constatación de lesiones se han comentado en la televisión, a pesar de que esta agresión es, al menos, una atenuante que favorece a Música. ¿Acaso los brutales golpes que le dieron no demuestran que ella dice la verdad cuando justifica su acción como un gesto de impotencia ante la represión que están sufriendo los estudiantes? ¿No es esta fotografía una prueba elocuente de que la propia María Música ha sufrido la represión de una forma brutal? ¿No es este registro visual relevante para la opinión pública? ¿No es esta fotografía silenciada una vergüenza para el periodismo? Si alguien duda de la fotografía, o de la gravedad de las lesiones sufridas por Música, sepa que estas fueron constatadas, entre otras personas, por el abogado de DDHH Nelson Caucoto.

2. Existe un parte judicial que demuestra que la querellante, quien presenta la demanda en contra de Música, es la propia Ministra de Educación. Esta demanda por “atentado contra la autoridad” fue presentada a las 10:30 del mismo día del “jarrazo”. Sin embargo, esa misma noche la Ministra señaló muy maternalmente, ante todos los medios, que ella no iniciaría acciones en contra de la menor. ¿Por qué la Ministra Jimenez ha mentido de esta manera? Probablemente, porque enviar a la fiscalía a una niña de 14 años recién cumplidos (si tuviera un mes menos todo habría quedado en Tribunales de familia), no es políticamente correcto. Esta mentira de la Ministra tampoco ha sido comentada por la prensa, ni tampoco las graves denuncias en su contra que ha hecho el destacado documentalista Dauno Tótoro. Según Dauno, la Ministra cumplió un rol siniestro en su expulsión de la Universidad Católica durante los años 80, lo que me parece grave, porque demuestra que Jimenez ya tiene antecedentes en cuanto a reprimir a estudiantes. ¿Y si fue cómplice cuando Dauno fue expulsado de la Universidad en plena dictadura, por luchar por la libertad y los derechos humanos, qué se puede esperar de ella en democracia? ¿Qué defienda a los estudiantes? Insisto, repito, ¿no son estos antecedentes, relevantes para la opinión pública? ¿No es el silenciamiento de este tema una vergüenza?

3. Otro tema: acción urgente. Según la madre de Música, Ruth Cavieres, ella ha recibido muchas ofertas. Muchos abogados quieren defender a Música en la Fiscalía, pero al parecer nadie está dispuesto a actuar antes de que eso suceda. Al parecer casi nadie entiende que lo más sano para la niña es librarse de pasar por la fiscalía, librarse de ser procesada y expuesta nuevamente a los medios de comunicación. Personalmente no considero correcto que la ley penal juvenil, aparentemente concebida para reprimir y encarcelar a los estudiantes, se aplique en contra de una niña tan joven, y por un acto que podría considerarse una falta. De hecho, me parece aberrante que esta situación no haya quedado en el ámbito de los tribunales de familia, solo porque la Ministra esté acusando a Música de “atentado en contra de la autoridad”, mientras los medios se refieren constantemente a los hechos con el calificativo de “agresión a la autoridad”. Uno no puede dejar de preguntarse, ante esto, si lanzar un poco de agua limpia es realmente un atentado o una agresión. Tampoco se puede eludir la siguiente pregunta. ¿Si la fiscalía sanciona con severidad a María Música y la niña entra en una depresión grave, qué vamos a hacer? ¿Presentar recursos de amparo? ¿Manifestarnos en la calle? ¿Entrevistarnos con ministros del gobierno? Todo esto lo hemos hecho durante dos meses por la libertad de Elena Varela y ella sigue encarcelada. ¿No deberíamos actuar entonces de inmediato, antes de que la niña llegue a los tribunales?. Cuando eso suceda, el gobierno nos dirá que nada puede hacer porque el poder ejecutivo y el legislativo son independientes, cuando eso suceda, el daño será irreparable, cuando Música esté en fiscalía nadie, o casi nadie, dará cobertura positiva a nuestras movilizaciones. Mejor pidamos ahora que la Ministra retire su denuncia y que cumpla la palabra empeñada, porque como ha dicho la misma María Música, “la autoridad como el amor, son cosas que se ganan”.

“Cobarde agresión a Ministra de Educación” ha sido uno de los titulares que hemos leído por estos días. Para mi la cobardía es de la “gran prensa” que no denuncia las agresiones que sufren nuestros niños y de una Ministra de Educación que guarda silencio mientras se consagra la represión. Para mi la cobardía es de todos quienes hemos permitido que se reprima brutalmente a los jóvenes. El caso de Música es apenas la punta del iceberg de la violencia policial. Amnistía Internacional Chile lo sabe, UNICEF lo sabe, los abogados de DDHH lo saben, Víctor Salas y tantos otros, lo saben. Los editores de Chile no lo saben, o no lo quieren saber.

Jaime Díaz Lavanchy
Director del Documental: “La Revolución de los Pingüinos”
 

Como en toda historia, la visión de lxs protagonistas muchas veces se contrapone, y en un pueblo totalmente insensibilizado por los movimientos sociales y temeroso a todo lo que suene a ‘revolución’, que pasa gran parte del día trabajando y cuando llega a su hogar se encuentra que en la televisión todos los canales recitan exactamente lo mismo, denotando un buen entrenamiento, y a conveniencia de sus amigxs, no es de extrañar que casos como estos estén ya marcados por una sola versión. Este montaje que ha sido profesionalmente maquillado y que, por obligación, esta bajo todos los focos de los medios nacionales se ha encargado, como siempre, de desinformar y crear en el subconsciente popular una imagen totalmente tergiversada de los movimientos sociales como a sus protagonistas y reacciones.

De lo que menos se puede acusar al jarrazo de agua, es de ser injustificado, sumado a la burla que es que el gobierno se jacte de ser dialogante por el simple hecho de poner a sus rostros en una mesa con los oídos tapados frente a los siempre conflictivos movimientos sociales, están también la represión cada día mas latente por parte de lxs perrxs gubernamentales, carabineros de chile, en contra de todx aquel o aquella que denote potencial problema en la mantención de este statu-quo, donde la ‘justicia’ se encuentra en los cinturones de los primates uniformados que vigilan las calles. El caso de las agresiones hacia esta escolar esta muy lejos de ser aislado, son muchxs mas los casos que tristemente se repiten dentro de las ultimas movilizaciones escolares, y generan una cantidad enorme si se le suman otras causas que le han producido uno que otro dolor de cabeza al gobierno, números dignos de cualquier falsa democracia. La mera existencia de estos ‘héroes nacionales’ me sulfura.

Mientras en las mesas familiares del país comenzaba el típico debate acerca de si actitudes como esta son tolerables y todo lo consiguiente al tema, en las salas de edición veían que material podía ser de ‘interés nacional’ o ‘relevante en la opinión publica’. Y entre las tomas no encuentran nada mejor que una en donde sale la ministra con su abrigo mojado en mano sonriendo cálidamente a la cámara y diciendo que no iniciaría acciones legales ni cosas de ese tipo, dando así una imagen de comprensión casi maternal [porque lo vi], imagen que al reflejar en las retinas de lxs televidentes debió ganarse la simpatía de gran parte de la poco atenta audiencia. No me sorprende ver como ahora encontraron las acciones que supuestamente la ministra no tomaría, y bueno, tampoco me sorprende ver como nadie habla en las pantallas sobre estas. Aparte de sorda, es hipócrita, y sumado a los antecedentes entregados por Jaime Díaz [autor de la carta] en base a el relato de Dauno Tótoro , un montón de calificativos mas para reflejar su repugnante actuar, todo, todo para no crear una imagen políticamente incorrecta. Ni hablar de los que en primera instancia comprendían el actuar de esta joven y que después se retractaban diciendo que apoyarían las sanciones del establecimiento donde asiste María Música.

Bastante clara y sensata, es a mi parecer la carta, en lo respectivo a que lo mas sano, por lejos, para Música, es evitar la fiscalía, dejando de lado la creación de mas espectáculos como el que la afecta hoy. Como jóvenes, como estudiantes, o por el simple hecho de querer dejar atrás la cobardía que es guardar silencio, debemos atacar estos montajes con contrainformación, divulgar la posición de la resistencia estudiantil, actuar directamente, ya que alternativas no nos faltan. Desenmascaremos a los hipócritas que nos mienten día a día y que permiten bajo silencio que se nos maltrate en nuestras calles y se nos torture en sus recintos. Gobierno, Ministra, Carabineros, Medios… nadie es inocente.

…continuemos difundiendo la carta
Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

Rapero Suverso canta El Jarrazo.

Yo cantaré:

Ni horchata, jamáica,
naranja o melocotón.
Jiménez se ha enojado
porque agua simple le han dado
y lo quería era agua de limón.

Comentario por Ozogolozo




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: